30 dic. 2016

Balance del 2016: Boda, viajes y más!

Apenas queda un día para terminar el año y toca hacer balance del 2016. Éste, sin duda, ha sido uno de los grandes años de nuestra vida. Hemos vivido uno de los eventos de esos que dejan marca en la vida: la boda. Hemos hecho varios viajes y escapadas preciosas, hemos vivido, reído, bailado y cantado y no hemos tenido grandes problemas. Ha habido salud y mucho amor así que el balance es más que positivo y espero que el 2017 sea al menos igual de bonito.


El 2016 empezó con los preparativos de la boda, a los que les dediqué gran parte del año hasta el 2 de julio cuando la celebramos. Este año no ha sido de los que más hemos viajado pues teníamos que ahorrar para la boda, pero aun así no nos podemos quejar. Mis amigas me regalaron una espectacular despedida de soltera en Londres que hicimos a final de mayo y os conté aquí.
Tras la boda nos fuimos de luna de miel y os la contamos en este blog, un fantástico e inolvidable viaje de 20 días por La Costa Este de los Estados Unidos.

Hemos ido cambiando nuestra casa, comprando y restaurando muebles (ya os lo enseñaré todo en el blog) y formando un bonito hogar que espero quede precioso y a nuestro gusto muy pronto.



Con las ofertas de Ryanair nos cogimos un par de escapaditas más: Dublín en noviembre y Bélgica en diciembre, dos destinos maravillosos aunque muy fríos para estas fechas. El post de Dublín ya podéis leerlo aquí. El de Bélgica prometo tenerlo muy prontito!!



¿Y lo peor del 2016? No ha habido grandes dramas así que no hay nada "peor" pero si me ha quedado pendiente ponerme a tope con el deporte, o al menos ponerme...he intentado andar a diario, nadar y correr por el parque, y ninguno de los deportes me ha durado más de un mes. Así que al nuevo año le voy a pedir un poco de fuerza de voluntad para poder intentar de nuevo eso de la healthy life y tal...

Ahora toca pensar un poquito en lo que queremos para 2017, queremos hacer obras en casa, ahorrar un poco, pegarnos alguna escapada y preparar el viaje a Japón!

¿y vuestro 2016 cómo ha sido? ¿habéis hecho viajecitos? Contadnos vuestro balance del año en los comentarios!!

15 dic. 2016

Fin de Semana en Dublín










Sé que aun tengo pendientes algunos post de nuestro viaje de luna de miel por la Costa Este de Estados Unidos y se me acumula el trabajo. Pero mientras lo tengo reciente no quería dejar de escribiros sobre nuestra escapada a Dublín, que me ha encantado!

Tenía muchas ganas de conocer Dublín y nunca había encontrado vuelos asequibles hasta este año, que Ryanair tenía los vuelos directos desde Sevilla a 30€ el trayecto. Así que por 60€ no me lo pensé y me cogí una escapada a finales de noviembre para Dani y para mi de 3 días a la capital irlandesa.

Había leído algo en internet sobre todo lo que ofrece esta ciudad y no me ha decepcionado. Y tengo claro que si puedo volveré a seguir disfrutando del ambiente dublinés.





Lo primero que me ha gustado de esta ciudad es que Dublín es una ciudad pequeña y eso permite que podamos ir a todas partes a pie. En nuestros tres días no hemos cogido casi ningún medio de transporte.
Nos alojamos en un Airbnb en un barrio residencial a unos 20 minutos del centro andando.

¿Qué hemos hecho durante nuestros tres días? Pues un montón de cosas. Paseamos por el centro, sobretodo O'Conell y Grafton street y sus alrededores. Fuimos a ver a Molly Malone y disfrutamos del frío invernal en los parques de Merrion Square y St Stephen Green.
Me encantó la estatua de Oscar Wilde y todas las casas alrededor del parque son para verlas y disfrutar flipando con las puertas de colores y con la casa número 29.  También pasamos por el Castillo y el Ayuntamiento y por supuesto nuestra primera visita del segundo día: Trinity College.
El Trinity es el campus de la universidad en pleno centro de la ciudad, con unos jardines bonitos y muchos edificios pintorescos. Los Libros de Kells y la famosa biblioteca están en uno de los edificios más antiguos y no tiene perdida porque siempre hay un poco de cola.
La Trinity es una universidad del siglo XVI y el edificio de la biblioteca del XVIII, cuesta entrar 9 euros si no recuerdo mal.




Fuimos a Temple Bar, al barrio y también al bar del mismo nombre. Fue genial porque el día que llegamos decidimos pasear por ahí, ver la iluminación navideña y acercarnos a la zona. Es un gustazo entrar en los bares en estas fechas porque fuera hace una media de 2 grados en noviembre. El temple bar estaba animadísimo y había un grupo tocando música local que nos encantó. La gente bailaba, daba palmas y cantaba, y yo me sentía como si estuviera en La Comarca...¡qué ambientazo! y qué buena manera de comenzar nuestro viaje.
Allí tuvimos nuestro primer contacto con la Guinness, y desde ese momento me enamoré de ella y estuve con Ginness todo nuestro viaje :)


Tuvimos tiempo para visitar también las catedrales de Dublín, que no tiene una sino dos. St Patricks y Christ Church. Las dos cuestan 6€ y desde mi punto de vista merecen la pena, pero esto es algo muy personal y depende del tiempo que tengáis, de vuestros gustos y también del clima. En otoñó-invierno hace mucho frío en Dublín y visitar monumentos siempre es buena opción ya que no se puede disfrutar mucho en la calle. Si tenéis que elegir pienso que St. Patrick merece más la pena. Están casi en frente, como a 100 metros, así que aunque sea por fuera vedlas!


No todo son iglesias y no podíamos dejar de visitar la Guinness StoreHouse, o fábrica de Guinness.
Sobre este lugar voy a ser muy sincera. A mi no me pareció gran cosa y su precio de entrada que son 20 euros no está justificado. Tienen un par de exposiciones y te explican cómo se hace la Guinness, el proceso de producción y tal, pero poco más. También con la entrada tienes derecho a una pinta de la afamada cerveza y te enseñan a tirarla...a mi no me convenció mucho y si vais cortos de pasta pasaría de este sitio.
Después de la fábrica eran como las 6 y hacía mucho frío así que nos metimos en el cine a ver Animales Fantásticos y donde encontrarlos! Ya os hablaré de la peli en otro post!



¿Qué nos ha quedado por ver? La cárcel de Kilmainham. Tenía muchas ganas de ir pero no quedaban entradas, así que os recomiendo que si vais a ir a Dublín no cometáis el mismo error y las compréis por adelantado en su web.

La comida de Irlanda, o al menos la que yo he probado es normalita. Ya viví un tiempo en UK y allí tampoco destacan por su gastronomía, claro que en dos días tampoco me ha dado tiempo a mucho.
Probé el bocadillo de roast beef y estaba muy bueno,  es fácil encontrar grandes y ricas hamburguesas y fritos y poco más típico. Dublín no obstante ofrece bastante variedad de restaurantes y hemos comido también en asiáticos e italianos, no son especialmente baratos.



Por ultimo hablaros un poco del presupuesto. Irlanda no es un país barato y Dublín menos. Aunque como en casi todas las capitales, si quieres te lo puedes montar por muy poco no ha sido una de nuestras escapadas más económicas.

Lo pongo todo por persona:

Vuelos: 60€
Alojamiento: 120€
Comida, Bebida y compras: 80€
Entradas 42€

Total escapada de 3 días: 300€ por persona aprox. Sin ir a sitios de lujo pero sin cortarnos tampoco en nada.

¿Y vosotr@s habéis estado ya por tierras irlandesas? Dejad vuestros comentarios con más recomendaciones o lo que queráis. Y si os ha gustado el post ayudadnos compartiéndolo!





8 dic. 2016

¿Viajar con maleta o con mochila?

mochila vs maleta

Llevo unos días dándole vueltas al tema de la maleta o mochila para nuestro próximo destino largo de 2017: Japón.

Aunque este blog se llama Mi mochila amarilla y me encantan las mochilas para mi vida diaria, lo cierto es que yo viajo mucho, pero normalmente lo hago con maleta de cabina.
Uno de los secretos para viajar a gusto es hacerlo con poco equipaje y yo esto lo llevo a rajatabla y nunca me falta de nada, al final siempre es cuestión de organizarse.
Este verano pasado estuvimos 22 días en Estados Unidos y nos llevamos una maleta grande y una pequeña para los dos. No pensamos en la mochila porque era un viaje estilo road trip y la maleta iba a estar en el maletero todo el tiempo, así que no merecía la pena llevarse una mochila.

Cuando hice el interrail hace años llevé mochila y recuerdo que acabé muy muy harta de ella. No sé si es porque no estoy acostumbrada, porque pesaba demasiado o porque simplemente hacía calor y se me hacía pesada.
El caso es que recuerdo perfectamente estar subiendo cuestas por Lyon buscando un albergue donde dormir y querer morirme y darle una patada a la mochila...desde entonces nunca he vuelto a viajar con mochila y creo que realmente no es para todo el mundo. Tengo claro que si me decanto finalmente por una mochila debe pesar muy poco y debo estar muy a gusto con ella, para que no me pase lo mismo que la última vez.

Este año en Japón vamos a estar 20 días dando vueltas por diferentes ciudades y el transporte será el tren, por lo que estoy pensando que la mochila probablemente sea la opción más adecuada para ir de un sitio a otro de una forma más cómoda.
No obstante estoy pensando como alternativa viajar con una maleta de cabina, de las pequeñas. Al fin y al cabo pienso que cabe lo mismo que en una mochila (o no?) y es mucho más cómoda de transportar de un sitio a otro ¿no creéis?

¿Qué pensáis vosotr@s? ¿os gusta viajar con mochila o preferís la maleta? ¿qué ventajas y desventajas creéis que tiene cada cual?