7 nov. 2016

Guía de viaje por la Costa Este de USA: Lancaster y los Amish

Guia viaje usa estados unidos
Una de las casas típicas de Lancaster

Tras partir de Shenandoah National Park como os contaba en mi último post del viaje, nos dirigimos hacía el norte, nos esperaba la zona de Lancaster y yo estaba deseando curiosear las ferias y zonas donde se encuentran algunas de las poblaciones amish del país, ya escribí en este blog hace algunos años un post sobre esta microsociedad y su forma de vida y para mi era uno de los atractivos de este viaje.

Llegamos a la pequeña ciudad de Lancaster primero, ya que no sabíamos muy bien a donde dirigirnos, os recuerdo que viajábamos sin GPS! Llegamos sobre las 4 y casi nos cierran las oficina de información, pero por suerte la pillamos abierta y la señora nos atendió fantásticamente bien, dándonos consejos locales, diciéndonos por donde pasear y qué tiendas y bares merecían la pena por la ciudad. También nos aconsejó sobre Boston y Philadelphia, nos dio un mapa con todas las granjas amish y las carreteras donde se podían encontrar vendiendo sus productos y mucha información valiosa.
Iglesia de Lancaster por fuera y por dentro


Dejamos el coche en un parking barato de la zona y fuimos a pasear por Lancaster. Es una ciudad muy pequeña, con apenas 60.000 habitantes, siendo aun así una de las más visitadas del estado de Pennsylvania por el tema de los amish. La ciudad está muy cerca de Philadelphia y merece la pena acercarse si estáis por la zona.
Tiene un rollo más europeo que aun no habíamos conocido en Estados Unidos y que sin embargo si que existe en Nueva Inglaterra, sobretodo en Boston, pero Lancaster es aun más encantadora porque es pequeña y muy accesible, se puede pasear muy a gusto, hay tiendas de antigüedades, de discos y ropa de segunda mano y mucha "zona hispter", incluso paramos a tomarnos un refresco "handmade"(que por cierto estaba asqueroso porque picaba) en una de esas caravanas reconvertidas en bar.

Guia viaje usa estados unidos

Comimos por allí, echamos un vistazo a parques e iglesias y a la universidad y después de un par de horas paseando decidimos irnos a dormir a un pueblecito a las afueras que nos habían recomendado en la oficina y que se llamaba Litith.
Aquí empezó lo realmente bonito del viaje, en este punto, en esta ciudad.

Estados Unidos tiene muchísimo que ver y nosotros solo hemos conocido en estos 22 días una pequeñísima parte, yo ya conocía Nueva York y me apetecía explorar el país de verdad, conocer un poco el interior y disfrutar de la belleza de los pequeños pueblecitos americanos, y el primerísimo fue Litith.



Lancaster
Apenas es un pueblo, más bien son casas desperdigados. Te das cuenta cuando conduces por Estados Unidos de que realmente no tiene problemas de espacio, allí sobra y cada casa está a 20 metros de la siguiente. Todas y digo todas las casas de la zona eran maravillosas, el estilo según estuve investigando allí se llama "canadiense" que es de donde provienen las casas de madera con porche y jardín. Todas parecían tan acogedoras, estaba deseando poder entrar en alguna!!

En Litith nos metimos en un Holiday Inn porque no vimos ningún otro inn o motel por allí, nos dieron una habitación enorme que fue la más cara del viaje (200 dólares la noche) y me dolió gastármelo en un hotel sin encanto cualquiera. Las instalaciones eran estupendas, tenían lavadoras y aprovechamos para lavar la ropa y tenían piscina climatizada y una de las camas más grandes que he visto en mi vida. En frente había un edificio de una sola planta con terraza, en un lado era como un pub y por el otro una pizzería, y cenamos allí riquísimo y cómo siempre los platos desproporcionados de tamaño, pedimos unas cajas para llevárnoslo y al final se nos olvidó la comida allí!
Guia viaje usa estados unidos
Amish! (Las fotos son regulares porque íbamos en el coche)
A la mañana siguiente fuimos rumbo a las aldeas amish, nos perdimos un poco y finalmente llegamos a la road 3 que era la que esta mujer nos dijo que era menos turística, sin embargo en esta elección nos equivocamos, era menos turística y prácticamente no había amish, aunque si sus granjas. Aun así vimos varios coches tirados por un solo caballo y un par de amish dentro, tal y como los ves en la televisión o en el cine, van tirados con los pies por fuera, fumando en pipa.
Las madres llevan a los niños en unas carretas que tiran de una cuerda y también vimos a algunas en unas bicicletas especiales que yo nunca he visto en Europa.
Los niños nos pedían con gestos que tocáramos el claxon y la verdad es que todo fue súper curioso aunque me quedé con las ganas de ver muchos más!

Guia viaje usa estados unidos
Guia viaje usa estados unidos

Mientras íbamos por la zona de repente vimos un tren de vapor, auténtico! Dani (que es un flipado de los trenes) no se lo creía. Paramos el coche y allá que fuimos.
Esta es una de las cosas más divertidas y gratificantes de hacer un viaje por carretera: el poder parar cada vez que quieres y disfrutar de algo que has visto, de un paisaje, de un museo o de un restaurante.
En este caso era un tren de vapor en una réplica de estación antigua. El tren andaba y daba un paseo de 50 minutos o algo así con opción a comer en él por unos precios bastante asequibles.  Dani prefirió entrar en el museo del ferrocarril que estaba detrás, de trenes de todo tipo, quitanieves, locomotoras, etc

Tras la paradita seguimos nuestro camino, el día estaba siendo fantástico y no parábamos de encontrar cosas curiosas, además las pequeñas carreteras por las que cogimos eran preciosas, llenas de granjas (amish y no amish) y de casas preciosas, yo no paraba de decir ¡quiero vivir aquí!

Después de toda la experiencia "Lancasteriana" llegamos a Philadelphia!!

En el siguiente post os contaré que me pareció esta ciudad, en la que entramos con muy mal pie pero salimos con una impresión muy diferente...

¡Si te ha gustado comparte!

Publicar un comentario