30 dic. 2016

Balance del 2016: Boda, viajes y más!

Apenas queda un día para terminar el año y toca hacer balance del 2016. Éste, sin duda, ha sido uno de los grandes años de nuestra vida. Hemos vivido uno de los eventos de esos que dejan marca en la vida: la boda. Hemos hecho varios viajes y escapadas preciosas, hemos vivido, reído, bailado y cantado y no hemos tenido grandes problemas. Ha habido salud y mucho amor así que el balance es más que positivo y espero que el 2017 sea al menos igual de bonito.


El 2016 empezó con los preparativos de la boda, a los que les dediqué gran parte del año hasta el 2 de julio cuando la celebramos. Este año no ha sido de los que más hemos viajado pues teníamos que ahorrar para la boda, pero aun así no nos podemos quejar. Mis amigas me regalaron una espectacular despedida de soltera en Londres que hicimos a final de mayo y os conté aquí.
Tras la boda nos fuimos de luna de miel y os la contamos en este blog, un fantástico e inolvidable viaje de 20 días por La Costa Este de los Estados Unidos.

Hemos ido cambiando nuestra casa, comprando y restaurando muebles (ya os lo enseñaré todo en el blog) y formando un bonito hogar que espero quede precioso y a nuestro gusto muy pronto.



Con las ofertas de Ryanair nos cogimos un par de escapaditas más: Dublín en noviembre y Bélgica en diciembre, dos destinos maravillosos aunque muy fríos para estas fechas. El post de Dublín ya podéis leerlo aquí. El de Bélgica prometo tenerlo muy prontito!!



¿Y lo peor del 2016? No ha habido grandes dramas así que no hay nada "peor" pero si me ha quedado pendiente ponerme a tope con el deporte, o al menos ponerme...he intentado andar a diario, nadar y correr por el parque, y ninguno de los deportes me ha durado más de un mes. Así que al nuevo año le voy a pedir un poco de fuerza de voluntad para poder intentar de nuevo eso de la healthy life y tal...

Ahora toca pensar un poquito en lo que queremos para 2017, queremos hacer obras en casa, ahorrar un poco, pegarnos alguna escapada y preparar el viaje a Japón!

¿y vuestro 2016 cómo ha sido? ¿habéis hecho viajecitos? Contadnos vuestro balance del año en los comentarios!!

15 dic. 2016

Fin de Semana en Dublín










Sé que aun tengo pendientes algunos post de nuestro viaje de luna de miel por la Costa Este de Estados Unidos y se me acumula el trabajo. Pero mientras lo tengo reciente no quería dejar de escribiros sobre nuestra escapada a Dublín, que me ha encantado!

Tenía muchas ganas de conocer Dublín y nunca había encontrado vuelos asequibles hasta este año, que Ryanair tenía los vuelos directos desde Sevilla a 30€ el trayecto. Así que por 60€ no me lo pensé y me cogí una escapada a finales de noviembre para Dani y para mi de 3 días a la capital irlandesa.

Había leído algo en internet sobre todo lo que ofrece esta ciudad y no me ha decepcionado. Y tengo claro que si puedo volveré a seguir disfrutando del ambiente dublinés.





Lo primero que me ha gustado de esta ciudad es que Dublín es una ciudad pequeña y eso permite que podamos ir a todas partes a pie. En nuestros tres días no hemos cogido casi ningún medio de transporte.
Nos alojamos en un Airbnb en un barrio residencial a unos 20 minutos del centro andando.

¿Qué hemos hecho durante nuestros tres días? Pues un montón de cosas. Paseamos por el centro, sobretodo O'Conell y Grafton street y sus alrededores. Fuimos a ver a Molly Malone y disfrutamos del frío invernal en los parques de Merrion Square y St Stephen Green.
Me encantó la estatua de Oscar Wilde y todas las casas alrededor del parque son para verlas y disfrutar flipando con las puertas de colores y con la casa número 29.  También pasamos por el Castillo y el Ayuntamiento y por supuesto nuestra primera visita del segundo día: Trinity College.
El Trinity es el campus de la universidad en pleno centro de la ciudad, con unos jardines bonitos y muchos edificios pintorescos. Los Libros de Kells y la famosa biblioteca están en uno de los edificios más antiguos y no tiene perdida porque siempre hay un poco de cola.
La Trinity es una universidad del siglo XVI y el edificio de la biblioteca del XVIII, cuesta entrar 9 euros si no recuerdo mal.




Fuimos a Temple Bar, al barrio y también al bar del mismo nombre. Fue genial porque el día que llegamos decidimos pasear por ahí, ver la iluminación navideña y acercarnos a la zona. Es un gustazo entrar en los bares en estas fechas porque fuera hace una media de 2 grados en noviembre. El temple bar estaba animadísimo y había un grupo tocando música local que nos encantó. La gente bailaba, daba palmas y cantaba, y yo me sentía como si estuviera en La Comarca...¡qué ambientazo! y qué buena manera de comenzar nuestro viaje.
Allí tuvimos nuestro primer contacto con la Guinness, y desde ese momento me enamoré de ella y estuve con Ginness todo nuestro viaje :)


Tuvimos tiempo para visitar también las catedrales de Dublín, que no tiene una sino dos. St Patricks y Christ Church. Las dos cuestan 6€ y desde mi punto de vista merecen la pena, pero esto es algo muy personal y depende del tiempo que tengáis, de vuestros gustos y también del clima. En otoñó-invierno hace mucho frío en Dublín y visitar monumentos siempre es buena opción ya que no se puede disfrutar mucho en la calle. Si tenéis que elegir pienso que St. Patrick merece más la pena. Están casi en frente, como a 100 metros, así que aunque sea por fuera vedlas!


No todo son iglesias y no podíamos dejar de visitar la Guinness StoreHouse, o fábrica de Guinness.
Sobre este lugar voy a ser muy sincera. A mi no me pareció gran cosa y su precio de entrada que son 20 euros no está justificado. Tienen un par de exposiciones y te explican cómo se hace la Guinness, el proceso de producción y tal, pero poco más. También con la entrada tienes derecho a una pinta de la afamada cerveza y te enseñan a tirarla...a mi no me convenció mucho y si vais cortos de pasta pasaría de este sitio.
Después de la fábrica eran como las 6 y hacía mucho frío así que nos metimos en el cine a ver Animales Fantásticos y donde encontrarlos! Ya os hablaré de la peli en otro post!



¿Qué nos ha quedado por ver? La cárcel de Kilmainham. Tenía muchas ganas de ir pero no quedaban entradas, así que os recomiendo que si vais a ir a Dublín no cometáis el mismo error y las compréis por adelantado en su web.

La comida de Irlanda, o al menos la que yo he probado es normalita. Ya viví un tiempo en UK y allí tampoco destacan por su gastronomía, claro que en dos días tampoco me ha dado tiempo a mucho.
Probé el bocadillo de roast beef y estaba muy bueno,  es fácil encontrar grandes y ricas hamburguesas y fritos y poco más típico. Dublín no obstante ofrece bastante variedad de restaurantes y hemos comido también en asiáticos e italianos, no son especialmente baratos.



Por ultimo hablaros un poco del presupuesto. Irlanda no es un país barato y Dublín menos. Aunque como en casi todas las capitales, si quieres te lo puedes montar por muy poco no ha sido una de nuestras escapadas más económicas.

Lo pongo todo por persona:

Vuelos: 60€
Alojamiento: 120€
Comida, Bebida y compras: 80€
Entradas 42€

Total escapada de 3 días: 300€ por persona aprox. Sin ir a sitios de lujo pero sin cortarnos tampoco en nada.

¿Y vosotr@s habéis estado ya por tierras irlandesas? Dejad vuestros comentarios con más recomendaciones o lo que queráis. Y si os ha gustado el post ayudadnos compartiéndolo!





8 dic. 2016

¿Viajar con maleta o con mochila?

mochila vs maleta

Llevo unos días dándole vueltas al tema de la maleta o mochila para nuestro próximo destino largo de 2017: Japón.

Aunque este blog se llama Mi mochila amarilla y me encantan las mochilas para mi vida diaria, lo cierto es que yo viajo mucho, pero normalmente lo hago con maleta de cabina.
Uno de los secretos para viajar a gusto es hacerlo con poco equipaje y yo esto lo llevo a rajatabla y nunca me falta de nada, al final siempre es cuestión de organizarse.
Este verano pasado estuvimos 22 días en Estados Unidos y nos llevamos una maleta grande y una pequeña para los dos. No pensamos en la mochila porque era un viaje estilo road trip y la maleta iba a estar en el maletero todo el tiempo, así que no merecía la pena llevarse una mochila.

Cuando hice el interrail hace años llevé mochila y recuerdo que acabé muy muy harta de ella. No sé si es porque no estoy acostumbrada, porque pesaba demasiado o porque simplemente hacía calor y se me hacía pesada.
El caso es que recuerdo perfectamente estar subiendo cuestas por Lyon buscando un albergue donde dormir y querer morirme y darle una patada a la mochila...desde entonces nunca he vuelto a viajar con mochila y creo que realmente no es para todo el mundo. Tengo claro que si me decanto finalmente por una mochila debe pesar muy poco y debo estar muy a gusto con ella, para que no me pase lo mismo que la última vez.

Este año en Japón vamos a estar 20 días dando vueltas por diferentes ciudades y el transporte será el tren, por lo que estoy pensando que la mochila probablemente sea la opción más adecuada para ir de un sitio a otro de una forma más cómoda.
No obstante estoy pensando como alternativa viajar con una maleta de cabina, de las pequeñas. Al fin y al cabo pienso que cabe lo mismo que en una mochila (o no?) y es mucho más cómoda de transportar de un sitio a otro ¿no creéis?

¿Qué pensáis vosotr@s? ¿os gusta viajar con mochila o preferís la maleta? ¿qué ventajas y desventajas creéis que tiene cada cual?

14 nov. 2016

Nos vamos a...JAPÓN!!!

Monte Fuji. Foto de aquí

Ya tenemos destino para nuestro viajazo de 2017 y no es otro que...Japón! Nos ha costado decidirnos porque hay tantos lugares a los que queríamos ir que es todo un reto elegir uno. Después de hablarlo, comparar climas, precios y por supuesto preferencias hemos decidido que el país del sol naciente será nuestro viaje largo del año que viene. Ya tenemos los vuelos y estaremos si todo va bien 20 días y aunque aun quedan unos cuantos meses estamos muy muy emocionados con este viaje.

Ya tenemos guía (de Lonely planet) para ir organizando el viaje y he fichado algunos blogs fantásticos como Japonismo o Japan's Eye que me sirven de inspiración y aprendizaje previo.
Queremos ir a Kyoto, Tokyo, Nara, Osaka, Miyajima...hay tanto que ver!! ¿algún lugar que no nos podamos perder?

En estos meses iremos cogiendo poco a poco los alojamientos y organizando el itinerario del viaje, que de momento me está resultando lo más complicado ya que quiero visitar algunos lugares imprescindibles pero también me gustaría perderme un poco por sitios menos transitados y más peculiares. Y por supuesto ¡probar toda la comida!
También estoy planteándome si ir con mochilas o con maletas...¿qué pensáis?

Foto de El Comercio

¿Habéis estado ya en Japón?¡Cualquier consejo o recomendación será súper bien recibida ya que aun andamos un poco perdidos!

10 nov. 2016

Mis últimas compras en Aliexpress (Otoño)

Vamos con las compras otoñales que he hecho en Aliexpress, ya os conté en este post cómo y qué productos comprar en el gigante de venta on-line más de moda.



Móvil: La compra más cara que he hecho nunca en Aliexpress ha sido la de mi nuevo móvil. Estuve pensando sobre qué terminal adquirir. Valoré las opción Iphone y lo descarté porque aunque me gusta Apple en el caso concreto del teléfono creo que su precio no está absolutamente nada justificado (menos que en otros casos). Leí en internet, en foros y en youtube opiniones de usuarios sobre los mejores teléfonos de la temporada relación calidad precio y tras pasar or muchas webs y páginas de expertos en terminales me decidí por un Xiaomi Redmi note 3. Después del Iphone 4S me apetecía un terminal grande.
El precio era fantástico, tiene 32gb y va (al menos de momento) que es gloria bendita. Estoy encantada con esta compra.
Precio: 168,38€

Funda ipad: Al contrario que con el móvil cuando se me cayó el Ipad 2 al suelo y se rompió la pantalla lo puse a la venta en Wallapop y me compré el nuevo ipad air que me eeeeencanta. En cuanto lo compré corrí a Aliexpress a por una funda bonita.  Ya me había comprado una para mi anterior Ipad así que más o menos sabía las calidades, no son como las originales de apple pero están bastantes bien y su relación calidad precio es inmejorable.  Precio: 4,32€


Funda pasaporte: Cómo sabéis por este blog me gusta mucho moverme y somos viajeros empedernidos así que ya era hora de tener una funda para nuestros pasaportes. Por este increíble precio encontré estos dos modelos, compré uno para Dani, otro para mi y otro para regalar un detalle a una amiga. Y son ideales!
Precio: 0,78€  la mia y 0,83 la de Dani.


Etiquetas maletas: Hasta ahora no usaba etiquetas para las maletas, pero es una manera divertida de identificarlas y cuando viajas tanto es mejor llevarlas por si se extravían al menos que sepan a quien deben llamar. Estas son como de silicona y como veis compré un par variadas. Precio: 0'66 y 0'72€

Fundas movil: Cuando me compré el movil también me compre tres fundas. De silicona flexible todas (con el iphone aprendí que las rígidas no me gustan), así que compré una lisa, una con flamencos y otras con donuts y van super bien! Precio: 1,80€ por unidad las de dibujitos y 0,82€ la lisa.

Cepillo para el pelo: Se me estaba deteriorando mi cepillo del pelo y una noche que estaba en casa navegué un poco por Aliexpress y decidí probar a comprarme un cepillo, por los precios que vi compré dos modelos diferentes y van estupendamente, nada que envidiarles a los que encuentras en cualquier otro comercio. Precio: 2,70€

Llavero Funko Pop: Aliexpress normalmente no vende productos de marca originales, sin embargo quería comprar unos llaveros de Funko para mi y Dani y eché un vistazo por si acaso y encontré algunos modelos, sobretodo de super héroes y le pillé uno a Dani de Deadpool. Ha tardado muchísimo en llegar (más que la media) pero es original y sólo me costó 2,84€

Pues hasta aquí mis últimas compras en el gigante de la venta online, ¿Qué pensáis de mis compras? ¿Recomendáis algún producto en especial de Aliexpress?

Recordad que Aliexpress es una super tienda pero solo para comprar algunos productos y aunque compre ciertos productos aquí, para las cosas buenas, las cosas especiales y únicas, los regalos y la artesanía siempre se debe optar por el comercio local y de barrio!!!

¡Si te ha gustado comparte!

7 nov. 2016

Guía de viaje por la Costa Este de USA: Lancaster y los Amish

Guia viaje usa estados unidos
Una de las casas típicas de Lancaster

Tras partir de Shenandoah National Park como os contaba en mi último post del viaje, nos dirigimos hacía el norte, nos esperaba la zona de Lancaster y yo estaba deseando curiosear las ferias y zonas donde se encuentran algunas de las poblaciones amish del país, ya escribí en este blog hace algunos años un post sobre esta microsociedad y su forma de vida y para mi era uno de los atractivos de este viaje.

Llegamos a la pequeña ciudad de Lancaster primero, ya que no sabíamos muy bien a donde dirigirnos, os recuerdo que viajábamos sin GPS! Llegamos sobre las 4 y casi nos cierran las oficina de información, pero por suerte la pillamos abierta y la señora nos atendió fantásticamente bien, dándonos consejos locales, diciéndonos por donde pasear y qué tiendas y bares merecían la pena por la ciudad. También nos aconsejó sobre Boston y Philadelphia, nos dio un mapa con todas las granjas amish y las carreteras donde se podían encontrar vendiendo sus productos y mucha información valiosa.
Iglesia de Lancaster por fuera y por dentro


Dejamos el coche en un parking barato de la zona y fuimos a pasear por Lancaster. Es una ciudad muy pequeña, con apenas 60.000 habitantes, siendo aun así una de las más visitadas del estado de Pennsylvania por el tema de los amish. La ciudad está muy cerca de Philadelphia y merece la pena acercarse si estáis por la zona.
Tiene un rollo más europeo que aun no habíamos conocido en Estados Unidos y que sin embargo si que existe en Nueva Inglaterra, sobretodo en Boston, pero Lancaster es aun más encantadora porque es pequeña y muy accesible, se puede pasear muy a gusto, hay tiendas de antigüedades, de discos y ropa de segunda mano y mucha "zona hispter", incluso paramos a tomarnos un refresco "handmade"(que por cierto estaba asqueroso porque picaba) en una de esas caravanas reconvertidas en bar.

Guia viaje usa estados unidos

Comimos por allí, echamos un vistazo a parques e iglesias y a la universidad y después de un par de horas paseando decidimos irnos a dormir a un pueblecito a las afueras que nos habían recomendado en la oficina y que se llamaba Litith.
Aquí empezó lo realmente bonito del viaje, en este punto, en esta ciudad.

Estados Unidos tiene muchísimo que ver y nosotros solo hemos conocido en estos 22 días una pequeñísima parte, yo ya conocía Nueva York y me apetecía explorar el país de verdad, conocer un poco el interior y disfrutar de la belleza de los pequeños pueblecitos americanos, y el primerísimo fue Litith.



Lancaster
Apenas es un pueblo, más bien son casas desperdigados. Te das cuenta cuando conduces por Estados Unidos de que realmente no tiene problemas de espacio, allí sobra y cada casa está a 20 metros de la siguiente. Todas y digo todas las casas de la zona eran maravillosas, el estilo según estuve investigando allí se llama "canadiense" que es de donde provienen las casas de madera con porche y jardín. Todas parecían tan acogedoras, estaba deseando poder entrar en alguna!!

En Litith nos metimos en un Holiday Inn porque no vimos ningún otro inn o motel por allí, nos dieron una habitación enorme que fue la más cara del viaje (200 dólares la noche) y me dolió gastármelo en un hotel sin encanto cualquiera. Las instalaciones eran estupendas, tenían lavadoras y aprovechamos para lavar la ropa y tenían piscina climatizada y una de las camas más grandes que he visto en mi vida. En frente había un edificio de una sola planta con terraza, en un lado era como un pub y por el otro una pizzería, y cenamos allí riquísimo y cómo siempre los platos desproporcionados de tamaño, pedimos unas cajas para llevárnoslo y al final se nos olvidó la comida allí!
Guia viaje usa estados unidos
Amish! (Las fotos son regulares porque íbamos en el coche)
A la mañana siguiente fuimos rumbo a las aldeas amish, nos perdimos un poco y finalmente llegamos a la road 3 que era la que esta mujer nos dijo que era menos turística, sin embargo en esta elección nos equivocamos, era menos turística y prácticamente no había amish, aunque si sus granjas. Aun así vimos varios coches tirados por un solo caballo y un par de amish dentro, tal y como los ves en la televisión o en el cine, van tirados con los pies por fuera, fumando en pipa.
Las madres llevan a los niños en unas carretas que tiran de una cuerda y también vimos a algunas en unas bicicletas especiales que yo nunca he visto en Europa.
Los niños nos pedían con gestos que tocáramos el claxon y la verdad es que todo fue súper curioso aunque me quedé con las ganas de ver muchos más!

Guia viaje usa estados unidos
Guia viaje usa estados unidos

Mientras íbamos por la zona de repente vimos un tren de vapor, auténtico! Dani (que es un flipado de los trenes) no se lo creía. Paramos el coche y allá que fuimos.
Esta es una de las cosas más divertidas y gratificantes de hacer un viaje por carretera: el poder parar cada vez que quieres y disfrutar de algo que has visto, de un paisaje, de un museo o de un restaurante.
En este caso era un tren de vapor en una réplica de estación antigua. El tren andaba y daba un paseo de 50 minutos o algo así con opción a comer en él por unos precios bastante asequibles.  Dani prefirió entrar en el museo del ferrocarril que estaba detrás, de trenes de todo tipo, quitanieves, locomotoras, etc

Tras la paradita seguimos nuestro camino, el día estaba siendo fantástico y no parábamos de encontrar cosas curiosas, además las pequeñas carreteras por las que cogimos eran preciosas, llenas de granjas (amish y no amish) y de casas preciosas, yo no paraba de decir ¡quiero vivir aquí!

Después de toda la experiencia "Lancasteriana" llegamos a Philadelphia!!

En el siguiente post os contaré que me pareció esta ciudad, en la que entramos con muy mal pie pero salimos con una impresión muy diferente...

¡Si te ha gustado comparte!

27 oct. 2016

Recomendaciones....Octubre!

¡Ya casi ha terminando octubre! Pero aun llego a tiempo para dejados las recomendaciones del mes. Y es que el otoño llega con recomendaciones preciosas, novedosas y más frescas.



Una tienda: Surcreativa. Productos andaluces artesanos y con un sabor de antaño geniales para decorar el hogar. Las cabezas de toros de mimbre para la pared me tienen enamorada! Estoy deseando poner una en mi salón.

Un evento: Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF). Sé que muchas de las que me leéis sois de Sevilla así que aprovecho que ya está a punto de inaugurarse el Festival para recomendaros que os acerquéis. Suele haber una variedad de películas enorme y aunque muchas son infumables encuentras joyas maravillosas ¡si podéis no os lo perdáis!


Una web: WeloversizeLas chicas de weloversize ya son muy conocidas y es porque son divertidas, escriben de temas muy variados y hacen recomendaciones muy molonas para gordibuenas y no gordibuenas. La mayoría de sus artículos son divertidísimos y algunos más profundos hacen  a la gente plantearse muchos temas y se crean discusiones larguísimas sobre ellos en Facebook. Además tienen recomendaciones supe guais de ropas y tiendas como esta.


Una serie: Luke Cage.  El 2016 ha sido mi año MARVEL, he visto Daredevil, Jessica Jones, todas las de Los Vengadores y ahora no podía perderme Luke Cage. Aunque no está a la altura de Daredevil y en mi opinón repite demasiado la estructura de Jessica Jones, me gusta. La verdad es que es muy entretenida, engancha y es muy fácil verse los 13 capítulos de la primera temporada en un par de días. Por supuesto la encontraréis en Netflix.


Un blog: En este caso uno de viajes (aparte de este claro. Estoy muy enganchada a muchos blogs de viajes y de hecho planeo un post especial dedicado solo a ellos, peeero mientras os recomiendo este) El Viaje de tu vida, me encanta el blog de Majo donde cuentan sus escapadas y sus grandes viajes de una forma cercana y con consejos utilísimos, me sirve mucho de inspiración!


17 oct. 2016

Guía de viaje por la Costa Este USA: Williamsburg y Shenandoah National Park (Virginia)

Camino de Williamsburg
Justo después de Washington empezó nuestra parte del viaje totalmente improvisada. Teníamos más de 15 días por delante y el coche con el depósito lleno, muchas ganas y ningún GPS. Así que tocaba perderse por el estado de Virginia.

¿Por qué y como acabamos en Williamsburg?

Nos habían comentado que la aldea de Williamsburg merecía la pena y era uno de los destinos de turismo nacional más popular, por la batalla que tuvo lugar en la zona y porque habían conservado el pueblo como en el siglo XVIII. No está muy lejos de Washington DC y decidimos pasarnos. El coche lo puedes dejar en el centro de visitantes, donde hay muchos folletos con las diferentes actividades, te explican como llegar al pueblo y todo está muy preparado.
Te explican que puedes pagar si quieres una "entrada" de día (20 dólares) para poder visitar todos los sitios pero como nosotros llegamos tardecillo nos comentaron que no merecía la pena porque a las 5 casi todo cerraba.
Esta entrada era para visitar algunas de las casas por dentro basicamente y hacer algunas actividades como la aprender la danza popular y el colonial diner. Nosotros no pagamos nada y aun así pudimos entrar en muchos sitios, así que en principio si vais os recomiendo que no pilléis la entrada, aunque como digo allí os lo explican todo muy bien.


Tardamos unos 15 minutos paseando en llegar a la aldea, el sendero pasaba por un riachuelo y todo era bosque verde, húmedo y precioso, lloviznaba un poco pero nada molesto.
La aldea de Williamsburg está muy conseguida, es totalmente peatonal, no hay cableado, las casas son de madera y ladrillo, mantiene la iglesia original y lo mejor...¡todo el mundo va vestido de época!

Los únicos que desentonan son los turistas, obviamente todo está hecho para nosotros pero bastante conseguido. Los carteles de las tiendas imitan a los antiguos y las pocas casas habitadas que hay en la aldea están super cuidadas. Nos contaron que los que viven allí (que son los trabajadores de restaurantes y tiendas) no pueden tender sus ropas modernas a la vista ni tener artefactos contemporáneos por ahí en medio, todo muy cuidado para que nos sintamos en el pasado.



Lo que más nos gustó fue al iglesia con su cementerio contiguo, era gratis entrar pero podías dejar una donación si querías. Dentro había algunos señores que te contaban la historia de la iglesia y contestaban las preguntas que les hicieras y eran super agradables, como casi todo el mundo por allí.

Las tiendas y restaurantes no obstante si venden de todo, muchas cositas hechas a mano de maderas pero también chucherías y recuerdos de todo tipo, armas antiguas, cosas de navidad...y un poco de todo. En Williamsburg por fin encontramos en la librería de la aldea un mapa de carreteras en condiciones ¡estábamos salvados!
Los restaurantes también son modernos y hay al menos cinco para elegir, comimos ensalada de salmón y hamburguesa con cerveza artesana muy rica y de precio no estuvo mal, en la media.



La aldea tiene literalmente 3 ó 4 calles así que con unas horas tienes de sobra para visitar este lugar tan encantador y curioso, que os recomiendo 100% si pasáis por la zona.

Después de Williamsburg decidimos ir hacía Shenandoah, un parque natural enorme que hay en el estado de Virginia y que no nos cogía muy a desmano. El problema es que hacía fresco en el interior y empezó a anochecer rápido, cuando llegamos al parque había tanta niebla que no veíamos más allá de un metro del coche así que paramos en el primer motel de carretera que vimos ya en el parque, el Colony House Motel que nos costo 72 dólares la noche (el más barato del viaje) y que era el primer motel auténtico del viaje.

El lodge no podía ser más típico y estaba en unas condiciones reguleras. La bañera llena de desconchones, el chorro casi me mata de la presión, el olor a humedad en la habitación era tremendo y bueno, todo muy desvencijado.  El wifi llegaba a duras penas pero nos dejaron una bolsa con caramelitos agradeciéndonos el alojarnos en su motel al que llamaban "vintage".
Yo estaba encantada, porque uno de los must del viaje era quedarse al menos una noche en uno de esos.
Motel auténtico en Shennandoah National Park 
Para cenar fuimos a un pueblecito cercano que se llamaba Waynesboro y en el que cenamos estupendamente por menos de 40 dólares (Virginia fue con diferencia el estado más barato en el que hemos estado). Super sandwich de pollo con patatas y filetón de ternera con original mush potato...riquísimo!!

Al día siguiente queríamos hacer alguna actividad por el parque, alguna ruta bonita o algo pero desgraciadamente por la mañana había exactamente la misma niebla que por la noche, así que no íbamos a poder disfrutar nada de las vistas ni del parque. Decidimos salir de las montañas hacía zonas más despejadas y tiramos hacía Lancaster.

¡En el próximo post os contaré nuestra experiencia por la zona de Lancaster, con los amish y la sorpresa de los trenes!

Si te ha gustado no olvides compartir ;)

10 oct. 2016

Guía de Viaje por la Costa Este de USA: 2 Días en Washington


Después de nuestros cansados y perfectos primeros días de viaje en Nueva York que os contamos en este post, partimos con nuestro coche de alquiler a Washington DC.
La primera vez que estuve en Nueva York no quise salir de la ciudad, sin embargo en esta segunda visita tenía uy claro que quería conocer la capital del país y casi oiríamos decir la capital del mundo.

El hotel lo había reservado algo antes con booking, como suele pasar en USA el alojamiento no salió especialmente barato y no incluía el desayuno, pero relación calidad precio fue de los mejores ya que la habitación era enorme y muy bien equipada y tenía piscina, algo importante porque veníamos de patear la gran manzana y me apetecía un par de días también de relax y disfrute, no olvidemos que estábamos en nuestra luna de miel ;)
Escribiré otro post cuando acabe la guía con todos nuestros hoteles.


Washington es una ciudad pequeña, con apenas 650.000 habitantes, más pequeña que Sevilla. Y cuando llegas es la sensación que te da, entras a la ciudad desde la autovía a una gran avenida y a los 10 minutos ya estás plantado en el centro. Llegamos por la noche y vimos el Capitolio iluminado, y el Obelisco y lo que nos pareció mucho parque. Nos dirigimos al parking del hotel y tras instalarnos salimos a dar una pequeña vuelta y a cenar. La zona del centro es bonita, hay muchos bares de copas ambientados y mucha gente joven, restaurantes con mucho encanto de casi todo lo que puedas imaginar y no tiene grandes rascacielos.
Cenamos en el mejor tailandés que he probado en mi vida, donde nos atendieron muy bien y muy cerca del hotel.
Nos fuimos a descansar porque estábamos muertos de la ruta desde Nueva York y pretendíamos patear bien al día siguiente.



El sexto día de viaje pusimos rumbo a la Casa Blanca tras desayunar en una crepería que encontramos por el camino, no fue barata pero tenían crepes salados y dulces y chocolate caliente riquísimo! Ya sabemos lo importante que es desayunar bien antes de empezar a hacer turismo!
La Casa Blanca es muy pequeña, mucho más de lo que os imagináis, está rodeada por un enorme jardín, una reja negra y muchas vallas y policías armados. No hay papeleras (por lo que ion pueda meter dentro y hacerlo explotar, ya conocéis la paranoia) y si hay mucha gente haciéndose fotos y grabando. Me pareció curioso pero nada más.


Si andas cinco minutos más llegas al Memorial Park o National Mall, la zona principal y más visitada de la ciudad. Un enorme (y creedme, es muy grande) parque donde podemos ver los diferentes monumentos a los presidentes más destacados de la historia de Estados Unidos, algunos mandatarios importantes o los monumentos a las guerras de Vietnam y Korea entre otras.
El sitio es agradable y paradójicamente se respira mucha paz en el parque, hay gente corriendo o haciendo otro tipo de ejercicio, gente paseando, tomándose un café en un banco o charlando. Y mucho turista, pero sobretodo turista nacional, los estadounidenses son super patrióticos como bien sabéis y viajan mucho al corazón del país a ver y honrar a los caídos y tal.

Visitamos en este orden el Monumento a la Segunda Guerra Mundial, el Monumento a los caídos de la guerra de Korea, el de la guerra de Vietnam y el Lincolm Memorial,  yo tenía especialmente muchas ganas de conocer este y me impresionó muchísimo. Había bastante gente pero aun así la obra consigue lo que se propone, imponer respeto.  Seguimos por el gran parque lleno de fuentes y grandes lagos hacía el monumento a Martin Luther King, que no me gustó mucho porque desentona mucho con el lugar aunque es bastante original, tras éste llegamos al de Roosevelt, Thomas Jefferson (también muy impresionante), el parque aunque te llevas horas andándolo es muy agradable, lleno de ardillas y como digo se respira mucha paz.

Cruzamos de nuevo el puente hacía el otro lado del parque y vimos el gran Obelisco, que en realidad es un monumento en honor a Washington. Y desde este lado así como desde el monumento a Liconl disfrutamos de la visual con el gran estanque, que podréis recordar bien de la peli Forrest Gump entre otras ;)

El otro lado del parque está rodeado de edificios del complejo Smithsonian Institute, museos del Aire y del Espacio (que visitamos), de la historia americana, historia natural, de arte e industrias y así podría estar hasta mañana ya que hay 19 museos y 9 centros de investigación entre otros como el centro de visitantes.
Según tus prioridades merece la pena visitarlos, son completamente gratuitos y alucinantes. El del arte y el espacio es un must y el de historia americana es mu variado, desde los zapatos de Dorothy en el Mago de Oz hasta la primera bandera americana con estrellas y barras.
¡Todo un centro de conocimiento al alcance de cualquiera y gratis!

Cuando eran cerca de las 4 estábamos llegando al Capitolio, que cierra imponente el National Mall y que aunque es muy bonito desgraciadamente estaba lleno de andamios.
Estábamos muertos y hambrientos, si hay algo bueno en Estados Unidos es que las cocinas abren bien temprano por la mañana y se llevan abiertas todo el día, así que nos fuimos a comer cerca del hotel a una franquicia de bocadillos llamada John and Johnny's que nos sentó de maravilla.
¡Después nos fuimos a la piscina del hotel a disfrutar del descanso, del buen tiempo y de nuestro amor!

El día siguiente lo dedicamos a pasear por el resto de la ciudad, no nos apetecía madrugar y dimos un par de paseos antes de partir hacía nuevos destinos: Nos esperaba el estado de Virginia!